El big-bang del Ocio online. Internet, un resort para todos los bolsillos

El pistoletazo de salida detonó hace ya algún tiempo, sin embargo, es ahora cuando vemos los resultados de un negocio que ha crecido a una velocidad brutal y a la que ya nos estamos acostumbrando.

Internet se posiciona en primera línea de mercado para convertirse, una vez más, en el escenario perfecto donde crear, fomentar y rentabilizar el ocio explotando todas sus posibilidades.

¿Cómo? Desarrollando nuevas fórmulas de ocio online que pone al alcance de todas las manos ofertas vacacionales y paquetes de actividades que quedan muy por debajo de su valor PVP.

Empresas como Offerum, SubastadeOcio, Groupon o Letsbonus representan los nuevos métodos de compra y venta a través de la red.

logos Offerum-es

índice LETSBONUS_OXFAM_Jueves30enero

Su plato fuerte es el desplome de los precios, alcanzando una rebaja de entre el 70% y 90% de su valor actual.

Lo llaman la “democratización del ocio” o la “socialización del mercado online”, maquillando así un negocio muy rentable como una fórmula de comercio accesible a todos los bolsillos.

SubastadeOcio trae, además, la dinámica de la Bolsa y convierte a sus usuarios en postores y brockers que marcan el precio de los productos a través de un sistema de pujas y subastas.

La idea que se transmite a los potenciales clientes es que son ellos quienes deciden y marcan el precio de mercado. Esto se debe a la interactividad del usuario en la “toma de decisiones”  y la inmediatez de los resultados, protagonistas de esta nueva dinámica del negocio online.

Ofertas que se sirven en bandeja de oro a precios Low Cost.

Entramos en la era del consumo democratizado o de la explotación del consumo en toda su esencia.

Una vez más sentimos que se nos empuja a  formar parte de un todo; un todo que está al alcance de la mano y un privilegio que abandona cierto elitismo para abrir sus puertas a todos los públicos.

Nos asaltan las dudas y abrimos debate: si se puede pagar tan poco por algo que cuesta tanto ¿por qué esto no se ha hecho antes? ¿Cuál es el precio justo? ¿Es posible que se esté devaluando el valor de nuestro trabajo o por el contrario estaba sobrestimado? ¿Cómo afectan estas nuevas fórmulas al mercado actual? Y, sobre todo, ¿cómo afectan estas nuevas dinámicas de ocio y consumo a nuestro desarollo cultural?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s